Búsqueda personalizada

Esmaltes al fuego

esmaltes   Esmaltes al fuego

Los esmaltes al fuego son una combinación de vidrio en polvo con otros componentes que le dan el color. Habitualmente se venden en polvo. Su aspecto es de un granulado fino similar a la sal.

Los esmaltes al fuego se pueden clasificar según el aspecto que toman después de la cocción (opacidad-transparencia) y según la temperatura que deben alcanzar para fundirse. La dureza de los esmaltes influye en su proceso de cocción (mientras que un esmalte blando funde a una temperatura baja -en torno a los 600ºC-, uno duro puede fundir entre los 900 y 1000ºC). Este dato es muy importante a la hora de mezclar los esmaltes en la misma pieza, pues no conviene mezclar en una misma horneada esmaltes con diferentes puntos de fusión.

Según su opacidad:

  • Transparentes: dejan entrever el color de la plata a través de ellos. Tened en cuenta que la transparencia también viene dada por la cantidad de esmalte que tenga la pieza (a mayor cantidad, colores más intensos y un poco menos transparentes). Personalmente me parecen los más apropiados para trabajar con la pasta de plata, pues le aportan color a la joya mientras que permiten que el metal siga estando visible. Su gama cromática supera a la del resto de los esmaltes.
  • Ópalos: su nombre proviene de una piedra semipreciosa, que tiene un característico brillo similar al de la cera, con reflejos irisados. Cualidades que posee este tipo de esmalte. Su opacidad es intermedia, entre transparente y opaco, pero con aspecto lechoso. Son más difíciles de cocer que los otros tipos (en cada horneada se van volviendo más opacos, blanquecinos y van perdiendo esos tonos irisados). Además poseen una gama muy pequeña de tonos. No son por tanto muy recomendables para trabajar con la pasta de plata.
  • Opacos: son totalmente cubrientes, por lo que el característico tono de la plata no se vería. Aunque se superpongan capas de esmalte de diferentes tonos sólo se vería el último empleado

Según la temperatura de fusión:

  • Extrablandos: funden entre 500-600ºC.
  • Blandos: su punto de fusión es de unos 600ºC.
  • Medianos: se funden a una temperatura que oscila normalmente ente los 750-800ºC.
  • Duros: su punto de fusión varía entre unos 900-1000ºC.

Pintura vitrificable

Los vitrificables tienen características similares a los esmaltes al fuego, pero conviene no confudirlos con ellos. La pintura vitrificable tiene más cantidad de pigmentos (casi todos elaborados a partir de óxidos metálicos) mezclados con una pequeña parte de fundente para facilitar el fundido. No son solubles al agua como los esmaltes, éstos requieren esencias grasas como parafina o esencia de trementina, o no grasas como el terpineol. Su punto de fusión es bajo y el color tiende a desaparecer en sucesivas horneadas. Su aspecto es un polvo muy fino, de consistencia similar a los polvos de talco.

A 16 personas les gusta este artículo.

Tags: , ,

Comments are closed.


Random Pages Widget Created By Best Accountant Services