Búsqueda personalizada

Lijar

Lijar   LijarUna de las características que hace que la plata sea tan bonita es ese brillo especial, un efecto parecido al de un espejo. Esto se consigue frotando lo suficientemente fuerte al lijar.

Hay lijas en papel y en esponja. Éstas últimas son más útiles para trabajar con Art Clay Silver, ya que permiten adaptarse con mayor facilidad a las curvas y se consigue un mejor acabado con menos esfuerzo.

Se necesitan de varios granulados. Se empieza lijando la superficie con la lija más gruesa. Ésta quitará los residuos más grandes, sin embargo dejará algunas marcas visibles. Después se utiliza otra de menor grosor. Quitará las muescas anteriores, pero dejará otras más leves. Se utilizan así sucesivamente hasta dejar el acabado perfecto.

Se utilizan raspando intensamente la lija sobre la superficie donde queramos dar un brillo de espejo. Llegará un momento en el que la lija se mueve con mayor facilidad por la superficie. Ha llegado el momento de cambiar a otra lija con menor granulado.

Las lijas se usan en dos etapas diferentes: tras el proceso de secado y muy especialmente después de la cocción para el acabado final, pues entonces son más visibles las posibles marcas y arañazos que la pieza pueda tener. Incluso podemos apreciar que la pieza no coge el brillo deseado, casi con toda seguridad no se habrá lijado lo suficiente. De todas formas no olvidéis que todavía queda la fase de abrillantamiento.

Os aconsejo ser muy cuidadosos a la hora de lijar en el proceso de arcilla y dejarla tan lisa como nos sea posible. Eso facilitará el proceso de lijado posterior tras la cocción y un acabado perfecto.

A 4 personas les gusta este artículo.

Tags: ,

Comments are closed.


Random Pages Widget Created By Best Accountant Services