Búsqueda personalizada

Retoques

En esta fase vamos a hablaros del proceso desde que secamos la pieza hasta que está preparada para cocer.

I. SECADO

La forma más sencilla es secarlo al aire, claro que esto requiere su tiempo… pero no es necesario ninguna herramienta más.

Si estamos deseosos de terminar el proceso y tener en nuestras manos una joya preciosa, podemos acelerar este proceso. ¿Cómo? Bien sencillo: podemos utilizar un secador de pelo con la precaución de no acercarse demasiado -más que nada para que nuestra pieza no salga volando y pueda romperse sin querer-, o también usar una placa para calentar (por ejemplo un calientaleches o la placa de la fondue).

II. TAPAR IMPERFECCIONES

Una vez secada la pasta de plata se observa su estado. Si tiene alguna grieta o alguna pequeña imperfección, muy superficial, se puede arreglar aplicando pasta de plata en crema. Si éstas son profundas o el desnivel es muy pronunciado nada como la pasta de plata que sale directamente de la jeringuilla.

III. REPARAR PIEZAS ROTAS

Si durante la manipulación de la pieza en este proceso se rompe se puede reparar fácilmente gracias a la pasta de plata en crema. Basta aplicar un poco de este producto con el pincel sobre las partes a unir. No importa si sale un poco de crema por los bordes, ya se alisará cuando esté seca lijando o limando.

IV. LIMADO

Las limas se usan en esta fase con mucho cuidado, pues antes de cocerse la arcilla es frágil y se alisa con facilidad. Se utilizan cuando la parte que queremos alisar sobresale demasiado, por ejemplo un piquito. También son muy prácticas las limas semiredondas para alisar el interior de un anillo, ya que con lijas es más complicado trabajar las zonas curvas del interior sin presionar. Lógicamente el granulado de la lima determinará su resultado final, las que usan los joyeros son muy prácticas para un resultado fino.

V. LIJADO

Cuanto más suave esté la superficie de la pieza antes de cocerse más fácilmente tendrá brillo después. Para ese trabajo especial tenemos las lijas. En esta fase solemos usar las de esponja, que son muy útiles por su flexibilidad y se adaptan perfectamente a las curvas, y las de papel, que son especialmente usadas para igualar los cantos de los anillos, o los rebordes de una pieza recta. No escatiméis el tiempo que paséis perfeccionando vuestra joya en esta fase, cualquier defecto que tenga es más fácil arreglarlo antes de la cocción. No penséis que se notará menos en fases posteriores… es más bien lo contrario.

VI. PONER ENGARCES

Es posible que queráis añadir algún engarce a un colgante o pendiente antes de la cocción. Se notará menos que si lo hacéis al final, pero los engarces deben ser de plata de ley para que no se pongan negros al cocerse. Si no es el caso, mejor hacerlo al final. Las piezas se unen con pasta de plata en crema.

VII. ENGARZAR PIEDRAS

En general las piedras naturales NO se pueden cocer. Algunas piedras sintéticas como el zirconio, sí permiten la cocción. De todas formas aseguraros antes de comprarlas, nosotros hicimos una joya con piedra y ésta cambió de color.

Ahora la pieza ya está lista para cocerse, pero no olvidéis dejarla secar el tiempo que necesite. Debe pasar a cocción completamente seca o se acabará agrietando en la siguiente fase.

5. Cocer  >>>

Comments are closed.


Random Pages Widget Created By Best Accountant Services