Búsqueda personalizada

Acabado

Aquí vamos a comentaros paso a paso todo el proceso desde que cepillamos la pieza hasta que la damos por finalizada.

I. CEPILLAR

Tras la cocción la pieza se cubre de una capa blanquecina. Ésta se quita fácilmente y sin rayar frotando la joya con un cepillo de acero inoxidable. El más usado es el de cerdas largas.

Si la joya la habéis hecho sólo con pasta de corcho y filigrana ésta tendrá poca consistencia, hay que frotar muy suavemente o los hilos de plata se romperán con facilidad.

Para el interior de los anillos existen cepillos de acero inoxidable con cerdas cortas para facilitar el cepillado.

II. REPARAR PIEZAS COCIDAS

A veces ocurre que tras la cocción observamos alguna fisura o se ha roto algún hilo de plata de la filigrana. Se puede reparar utilizando oil paste como si de pegamento se tratara. Eso sí, después de dejar secar la pieza pegada hay que volver a cocerla.

III. LIMAR

En esta parte del proceso las limas son muy interesantes. La pasta de plata es más dura que en su versión arcilla y para determinadas imperfecciones es necesaria su utilización.

IV. LIJAR

Si hemos trabajado bien la fase de retoques no será necesario un trabajo excesivo con lijas para conseguir el brillo deseado. El secreto está en empezar con lijas más gruesas e ir variando con lijas de granulado cada vez más fino. Para un brillo espectacular hemos usado lijas en un tejido especial con bastante éxito, pues tiene una precisión de micras.

V. ABRILLANTAR

Para superficies pequeñas y de difícil acceso (como el canto de una joya o filigrana) el bruñidor es un gran aliado. Es muy fácil rayar la pieza sin querer con su punta, así que utilizarlo con mucha precaución para no tener que volver a lijar la pieza.

Se puede terminar aplicando un poco de abrillantador en crema, pero es preferible no usar este producto en piezas delicadas con filigrana. Es un producto que se quita frotando con un paño seco, pero no es nada sencillo quitarlo de los recovecos que quedan entre los hilos de plata. También hay paños con una impregnación especial. Sin embargo la clave de un excelente brillo final es sin duda un buen lijado.

VI. ENVEJECIDO

Este paso es opcional, pero lo añado aquí porque es algo que se puede hacer al terminar la joya. Es una técnica muy sencilla con resultados de color preciosos. Eso sí, si vais a envejecer la pieza sólo quitadle la capa blanquecina, no le déis brillo para que la pieza coja mejor este efecto.

<<<  5. Cocer

Comments are closed.


Random Pages Widget Created By Best Accountant Services